Sanamente.net

Relaciones y Feng Shui

Portada Relaciones y Feng ShuiTodos anhelamos establecer unas relaciones más gratificantes en nuestras vidas, ya que unas buenas relaciones son el mejor regalo que podemos hacernos para aprender y crecer. Debemos entender el Feng Shui como una herramienta que nos ayuda a tomar conciencia de cómo somos y nos muestra el camino hacia el equilibrio.

Relaciones desequilibradas
Hay personas que utilizan a otras para sus propios fines y otras que se dejan utilizar para recibir algún tipo de aceptación. Evitar estos extremos es necesario para conseguir un amor sincero y compartir nuestro tiempo con otros de forma más equilibrada.
Hay casos donde las personas dispersan continuamente su energía hacia el exterior y tienen la necesidad oculta de ser queridos, perdiendo mucha de su energía intentando agradar a los demás. La lección que debemos aprender es respetarnos y amarnos a nosotros mismos, no permitiendo ser utilizados. Al intentar cambiar esta situación es fácil que se generen relaciones más saludables y equilibradas, desapareciendo otras antiguas basadas en la dependencia y la sumisión. Las personas ganan confianza en sí mismas y se muestran más fuertes ante las circunstancias externas, dispersando menos su propia energía y no permitiendo que sutilmente abusen de ellas. Este el típico caso donde debemos aprender a decir NO y exigir lo que  nos pertenece por justicia en un momento dado.
En otro extremo la persona muestra una actitud demasiado activa y egocéntrica y busca la energía llevando la atención continuamente hacia sus necesidades. Todo gira alrededor de sus planes y proyectos siendo el entorno  un medio para sus propias metas. Se rodea de personas más pasivas que ella que le sirven como sostén para seguir adelante, ya que de forma oculta también las necesita para mantenerse a sí mismo. Exteriormente aparece como un ser más independiente que el primer caso pero en lo profundo no sabe alimentarse desde su interior.
Los dos ejemplos anteriores son polos opuestos de un mismo problema y entre ellos hay multitud de casos y matices que necesitarían de una exposición más profunda, pero un punto común en el análisis de las relaciones se sostiene en base a los movimientos de energía y las personas que nos acompañan, muestran ocultamente nuestras características personales.
Para mejorar nuestras relaciones es necesario aprender el equilibrio entre dar y  recibir, no podemos ser utilizados ni utilizar a los demás. Hemos de aprender a servir a los demás pero sin llegar a ser mártires,  mostrándonos fuertes pero sin llegar a ser arrogantes, en definitiva debemos aprender a compartir y entender que la energía es necesaria para todos, así como los rayos del sol iluminan sin distinciones.
Qué nos indican los estudios de Feng Shui
A veces en los estudios encontramos cuadros o fotos que representan a la pareja y cada uno mira hacia un lado, se dan la espalda, están demasiado serios o sencillamente están rodeados de colores muy fríos que indican sutilmente una falta de comunicación. Hay que observar siempre con detalle toda la simbología que encontramos, ya que refleja a veces patrones de nuestro subconsciente. Una pared repleta de figuras o cuadros donde aparecen reiteradamente personas en actitud incomunicativa, solitaria, o triste puede indicar relaciones poco satisfactorias.
En una visita, un amigo que se había divorciado recientemente nos enseñó su dormitorio. Al entrar vimos que tenía un Cristo llorando mirando hacia un lado de la habitación, al otro lado una mujer exuberante pero esquiva mirando hacia el lado contrario, y para rematar la faena una gran espada en medio de los cuadros por si quedara alguna posibilidad de que se encontrasen. El Feng Shui siempre es un libro lleno de historias y explicaciones para quien observa los símbolos. En este caso nuestro amigo había colocado ambos símbolos para potenciar sus relaciones.
Recomendaciones de Feng Shui
Los elementos aconsejados para expresar buenas relaciones deben ser cálidos y acogedores. No tiene por qué ser un lugar estrictamente dedicado a la habitación de matrimonio. Se evitaran las formas agresivas como plantas con pinchos, esquinas, armas de fuego, espadas, etc. En todo caso es mejor la existencia de objetos que inviten a la comunicación, que expresen afabilidad y emociones cordiales.
Dentro de la práctica del feng shui cuando se escruta el simbolismo de ciertas formas, se recomienda objetos que inviten al equilibrio como parejas de animales nobles, elementos pares que pueden ser cojines, sillas, cuadros o figuras de ambos sexos en actitud comunicativa. Se aconsejan colores en tonos pastel, flores alegres y con colorido, mesas ovaladas o redondas que faciliten la unión de los contertulios.
Los símbolos que usemos deben adaptarse al lugar, nunca se utilizaran los mismos elementos en una sala de reuniones para cargos políticos que un dormitorio.  Siempre hay que tener en cuenta la actividad concreta de las estancias. El Feng Shui es un arte donde confluyen muchos aspectos tantos energéticos como de sensibilidad artística y las reglas fijas no se encuentran fácilmente.  Los consejos deben utilizarse con perspicacia y sentido común para no convertirlos en algo rígido y automático.
No ha de abusarse de ciertos símbolos o colores. En ocasiones, algunas alumnas que tenían un cuarto de matrimonio un tanto frío se les recomendó poner un tono cálido y terminaron utilizando un rosa muy chillón parecido a los chicles de mascar que creaba un ambiente demasiado infantil o emocional. Otras personas exageradamente llenan un espacio de figuritas, parejitas, lacitos, cristales, cuadros repitiendo continuamente un mismo aspecto que acaba mostrando una expresión de apego o inmadurez. El Feng Shui bien entendido no tiene que llamar demasiado la atención con ciertos objetos sino intentar crear, de forma sutil, un entorno envolvente y de magia en el ambiente.
La Naturaleza muestra su equilibrio en los ciclos de sus elementos. El agua de mar se evapora elevándose hasta el cielo para convertirse en nubes que como infatigables viajeros llevan de nuevo el agua hacia la tierra. La tierra alimenta a las plantas que más tarde despojan sus semillas haciendo crecer nueva vida en un ciclo continuo. Las plantas alimentan a la vida animal que un día volverá a la tierra para convertirse de nuevo en energía.
Así como los ciclos equilibrados hacen posible la vida en la naturaleza, los seres humanos debemos aprender a no aprovecharnos egoístamente de sus recursos o de otras personas para crear desajustes en la balanza.  Las buenas relaciones se crean fácilmente cuando se apoyan en un equilibrio entre lo que se da y se recibe, y por supuesto como todo sabemos, cuando existe un profundo respeto y amor muto.
Silvestre Pérez y Natividad Pérez Domingo.
“Una extracto y adaptación de su libro Feng Shui para todos”
www.fengshuinatural.com

Relaciones desequilibradas

Hay personas que utilizan a otras para sus propios fines y otras que se dejan utilizar para recibir algún tipo de aceptación. Evitar estos extremos es necesario para conseguir un amor sincero y compartir nuestro tiempo con otros de forma más equilibrada.

SumisiónHay casos donde las personas dispersan continuamente su energía hacia el exterior y tienen la necesidad oculta de ser queridos, perdiendo mucha de su energía intentando agradar a los demás. La lección que debemos aprender es respetarnos y amarnos a nosotros mismos, no permitiendo ser utilizados. Al intentar cambiar esta situación es fácil que se generen relaciones más saludables y equilibradas, desapareciendo otras antiguas basadas en la dependencia y la sumisión. Las personas ganan confianza en sí mismas y se muestran más fuertes ante las circunstancias externas, dispersando menos su propia energía y no permitiendo que sutilmente abusen de ellas. Este el típico caso donde debemos aprender a decir NO y exigir lo que  nos pertenece por justicia en un momento dado.

Decir NOEn otro extremo la persona muestra una actitud demasiado activa y egocéntrica y busca la energía llevando la atención continuamente hacia sus necesidades. Todo gira alrededor de sus planes y proyectos siendo el entorno  un medio para sus propias metas. Se rodea de personas más pasivas que ella que le sirven como sostén para seguir adelante, ya que de forma oculta también las necesita para mantenerse a sí mismo. Exteriormente aparece como un ser más independiente que el primer caso pero en lo profundo no sabe alimentarse desde su interior.

Los dos ejemplos anteriores son polos opuestos de un mismo problema y entre ellos hay multitud de casos y matices que necesitarían de una exposición más profunda, pero un punto común en el análisis de las relaciones se sostiene en base a los movimientos de energía y las personas que nos acompañan, muestran ocultamente nuestras características personales.

OscillatingPara mejorar nuestras relaciones es necesario aprender el equilibrio entre dar y  recibir, no podemos ser utilizados ni utilizar a los demás. Hemos de aprender a servir a los demás pero sin llegar a ser mártires,  mostrándonos fuertes pero sin llegar a ser arrogantes, en definitiva debemos aprender a compartir y entender que la energía es necesaria para todos, así como los rayos del sol iluminan sin distinciones.

Qué nos indican los estudios de Feng Shui

Cuadro tristeA veces en los estudios encontramos cuadros o fotos que representan a la pareja y cada uno mira hacia un lado, se dan la espalda, están demasiado serios o sencillamente están rodeados de colores muy fríos que indican sutilmente una falta de comunicación. Hay que observar siempre con detalle toda la simbología que encontramos, ya que refleja a veces patrones de nuestro subconsciente. Una pared repleta de figuras o cuadros donde aparecen reiteradamente personas en actitud incomunicativa, solitaria, o triste puede indicar relaciones poco satisfactorias.

En una visita, un amigo que se había divorciado recientemente nos enseñó su dormitorio. Al entrar vimos que tenía un Cristo llorando mirando hacia un lado de la habitación, al otro lado una mujer exuberante pero esquiva mirando hacia el lado contrario, y para rematar la faena una gran espada en medio de los cuadros por si quedara alguna posibilidad de que se encontrasen. El Feng Shui siempre es un libro lleno de historias y explicaciones para quien observa los símbolos. En este caso nuestro amigo había colocado ambos símbolos para potenciar sus relaciones.

Recomendaciones de Feng Shui

Buen Feng Shui

Los elementos aconsejados para expresar buenas relaciones deben ser cálidos y acogedores. No tiene por qué ser un lugar estrictamente dedicado a la habitación de matrimonio. Se evitaran las formas agresivas como plantas con pinchos, esquinas, armas de fuego, espadas, etc. En todo caso es mejor la existencia de objetos que inviten a la comunicación, que expresen afabilidad y emociones cordiales.

Dentro de la práctica del feng shui cuando se escruta el simbolismo de ciertas formas, se recomienda objetos que inviten al equilibrio como parejas de animales nobles, elementos pares que pueden ser cojines, sillas, cuadros o figuras de ambos sexos en actitud comunicativa. Se aconsejan colores en tonos pastel, flores alegres y con colorido, mesas ovaladas o redondas que faciliten la unión de los contertulios.

Buen Feng Shui2Los símbolos que usemos deben adaptarse al lugar, nunca se utilizaran los mismos elementos en una sala de reuniones para cargos políticos que un dormitorio.  Siempre hay que tener en cuenta la actividad concreta de las estancias. El Feng Shui es un arte donde confluyen muchos aspectos tantos energéticos como de sensibilidad artística y las reglas fijas no se encuentran fácilmente.  Los consejos deben utilizarse con perspicacia y sentido común para no convertirlos en algo rígido y automático.

No ha de abusarse de ciertos símbolos o colores. En ocasiones, algunas alumnas que tenían un cuarto de matrimonio un tanto frío se les recomendó poner un tono cálido y terminaron utilizando un rosa muy chillón parecido a los chicles de mascar que creaba un ambiente demasiado infantil o emocional. Otras personas exageradamente llenan un espacio de figuritas, parejitas, lacitos, cristales, cuadros repitiendo continuamente un mismo aspecto que acaba mostrando una expresión de apego o inmadurez. El Feng Shui bien entendido no tiene que llamar demasiado la atención con ciertos objetos sino intentar crear, de forma sutil, un entorno envolvente y de magia en el ambiente.

Relación equilibrada1La Naturaleza muestra su equilibrio en los ciclos de sus elementos. El agua de mar se evapora elevándose hasta el cielo para convertirse en nubes que como infatigables viajeros llevan de nuevo el agua hacia la tierra. La tierra alimenta a las plantas que más tarde despojan sus semillas haciendo crecer nueva vida en un ciclo continuo. Las plantas alimentan a la vida animal que un día volverá a la tierra para convertirse de nuevo en energía.

Así como los ciclos equilibrados hacen posible la vida en la naturaleza, los seres humanos debemos aprender a no aprovecharnos egoístamente de sus recursos o de otras personas para crear desajustes en la balanza.  Las buenas relaciones se crean fácilmente cuando se apoyan en un equilibrio entre lo que se da y se recibe, y por supuesto como todo sabemos, cuando existe un profundo respeto y amor muto.

Feng ShuiSilvestre Pérez y Natividad Pérez Domingo.
Directores de la Escuela Feng Shui Natural
“Una extracto y adaptación de su libro Feng Shui para todos”
www.fengshuinatural.com


La Escuela de Feng Shui Natural de Barcelona imparte formaciones de Feng Shui Tradicional desde hace más de 18 años. Desde Sanamente consideramos que es la mejor escuela sobre esta materia.  Si deseas más información sobre la próxima Formación que se inicia en Octubre 2015 y dura hasta mayo 2016 puedes entrar AQUÍ.



lunes, 13 de abril de 2015