Sanamente.net

Las emociones que esconden nuestros hábitos corporales.

Posturas y emocionesTodo hábito corporal o patrón esconde un  estado emocional a través de nuestros comportamientos y acciones.

¿Cómo es nuestro hábito corporal?

Sin ser conscientes, en la vida diaria adoptamos posturas sentadas o de pie incomodas, tensiones innecesarias.

Por ejemplo, cuando leemos tendemos a veces a apretar las mandíbulas, cuando alcanzamos un objeto, ponemos demasiada tensión en nuestras manos, cuando nos sentamos, no sabemos cómo hacerlo sin que ello nos suponga un suplicio, cuando andamos por la calle, solemos andar de manera apresurada, forzando nuestro organismo. ¿Somos conscientes de ello? La respuesta es en la mayor parte de las veces es que no. El verdadero problema surge cuando adoptamos estas posturas como genuinas, con su consecuente estado de desgaste natural.

teethEmociones escondidas.

Muchas de nuestras posturas incómodas son la parte visible de nuestras emociones mal dirigidas o canalizadas. Todo hábito corporal o patrón esconde un estado emocional a través de nuestros comportamientos y acciones. Lo contrario también es cierto. Toda emoción se expresa a través de un movimiento, así como nuestra postura corporal refleja nuestro estado emocional.

Por ejemplo la ansiedad tiene su reflejo corporal en una importante contracción de los músculos flexores del cuerpo. Un estado de estrés o tensión se expresará en nuestras mandíbulas (mandíbulas apretadas), en nuestras cervicales, cuello, trapecios y en una respiración superficial y un hundimiento de la caja torácica se relacionará, en la mayoría de los casos, con una autoimagen desmejorada de sí mismo.

No podemos pretender que una persona que no confía en si misma vaya erguida por la vida y que su postura corporal refleje afirmación. Nos sentiremos seguros si podemos apoyarnos en nuestra estructura corporal (ósea) y si tenemos bien los pies firmes en el suelo. Una posición inestable de la pelvis creará descompensaciones e inestabilidad en el resto de la estructura corporal, lo cual se traducirá en una inestabilidad en nuestra manera de movernos por el mundo y un comportamiento inseguro que dejará huella en nuestro organismo.

postura ordenadorRenovar movimientos y emociones.

¿Cómo podemos cambiar nuestras emociones a través de nuestros movimientos y posturas corporales? Lo importante es recuperar la salud física y emocional y comprender el vínculo entre las dos.

Las posturas de nuestro día a día son un reflejo de nuestra autoimagen y de la manera en que nos percibimos en movimiento. Dicho con otras palabras, representan el patrimonio que hemos heredado, imitado o aprendido por experiencia y a través del cual nos expresamos.

A menudo, nos parece no ser buenos actores para modificar esos patrones establecidos a través de nuestros movimientos, acciones, sensaciones, comportamientos, emociones y expresiones. Hay tantas posturas como seres humanos, ya que cada uno de nosotros tiene su forma peculiar de adaptarse a su entorno y moverse de forma más o menos eficiente en él.

¿Se puede cambiar de hábitos corporales?

Muchos de nosotros pensamos que no podemos cambiar nuestros hábitos corporales. ¿Pero, qué necesitamos realmente para modificarlos? Para producir un cambio duradero en nuestra manera de hacer las cosas, primero necesitamos identificar lo que hacemos.

stressPara cambiar un patrón corporal anclado y preservar nuestra salud física y emocional, necesitamos remplazar los movimientos o gestos ya existentes, automáticos, por aquellas que nos quedan por aprender. El aprendizaje tiene ese don: nos permite descubrir y elegir aquellas opciones que nos convertirán en seres más funcionales y creativos.

Otro tema importante para modificar un hábito o patrón motor, es el ejercicio y repetición de lo aprendido, lo cual reforzará las conexiones neuronales ya establecidas por el aprendizaje. Cuanto más nos familiaricemos con esas nuevas posibilidades más capaces seremos de reproducirlas de manera integrada y espontánea. Un sutil esfuerzo disciplinario es a veces necesario para integrar un nuevo comportamiento.

Fendenkrais1El Método Feldenkrais™ de Educación somática.

Es un proceso de aprendizaje que permite, respetando el ritmo de cada uno y sus aptitudes, ejercitar esa toma de conciencia a través del movimiento, tan necesaria para identificar lo que realmente hacemos con nuestros movimientos. Podríamos llamar a esa condición un “darse cuenta corporal”, comprender lo que hacemos mientras lo hacemos como una lectura de nuestra realidad corporal. El resto está en manos de nuestro sistema nervioso, que en su búsqueda de bienestar, comodidad y economía de esfuerzo,  descubrirá movimientos más acordes con la situación y el entorno.

fendenkrais2El método, también aporta exploraciones motoras a través de secuencias de ejercicios sencillos y a menudo poco habituales. Estos ejercicios variados del método Feldenkrais son la herramienta principal para que el alumno descubra e integre nuevas maneras de moverse y actuar. Existen miles de secuencias, que abarcan desde la respiración, al movimiento más sofisticado de las manos, hasta movimientos de desarrollo motor del bebe que nos permiten rodar, sentarnos, gatear o ponernos de pie y serán la base motriz sobre la cual edificaremos nuestra postura.

En resumen, el método Feldenkrais™ nos ayuda a prevenir la dolencia o patología y su práctica nos permite recuperar el equilibrio. Consideremos la salud física y emocional en estrecha relación con la expresión de nuestros movimientos.

Modificar y reorganizar patrones motores y cambiar hábitos,  es la opción adecuada para el que quiere preservar su salud y mejorar su calidad de vida.

logo

www.metodofeldenkrais.com

Si deseas conocer más sobre el Método Feldenkrais™ de Educación somática o sobre el trabajo de Susana Ramón, te recomendamos que consultes su agenda de eventos ya que realiza sesiones y diversos talleres para ayudarte a mejorar tus posturas y también ofrece Ciclos de profundización sobre el tema. AGENDA AQUÍ


Lunes, 12 de Mayo de 2014