Sanamente.net

Romper con la adicción a preocuparnos

Portada romper adicción a preocuparnosEn este artículo te explico una técnica de mindfulness que en 3 pasos nos permite abordar los pensamientos repetitivos y salir del bucle de las preocupaciones.

Siempre con la misma historia

Si pensamos en cuántos momentos del día malgastamos preocupándonos por lo que pasó o lo que puede pasar, podemos quedarnos atónitos con la cantidad de tiempo que dedicamos a darle vueltas a las cosas. A veces, incluso nos despertamos con la sensación de preocupación o angustia, como si nos persiguiera la maraña de pensamientos del día anterior…

De los estudios sobre el funcionamiento del cerebro y los efectos de mindfulness que se han hecho en los últimos años, sabemos que nuestra mente divaga casi la mitad del tiempo.

chico-agobiado-webCuando estamos desocupados es cuando más pensamos, ya que se activa el modo por defecto, un sistema que, entre otras cosas, se dedica a preocuparse (el 40% del tiempo por cosas que no pasarán, el 30% por cosas del pasado y el 22% por cosas sin importancia, según un estudio). Como dijo Mark Twain, casi todos vivimos “una vida llena de desgracias, la mayoría de las cuales nunca ocurrieron“.

Además, tenemos una gran tendencia a repetirnos. De los 60.000 pensamientos que tenemos al día, el 95% son los mismos que el día anterior. Por lo que, en general, vivimos atrapados en un bucle sin fin, con el mismo tipo de pensamientos acosándonos una y otra vez.

Suerte del Mindfulness

Cuando nos preocupamos, terminamos por sentirnos ansiosos, estresados, tensos y contraídos, de una manera que afecta a nuestra salud, nuestras relaciones y nuestra vida.

perdida de tiempoPor el sufrimiento y el gasto inútil de energía que todo esto supone, mindfulness nos ofrece diversas maneras de liberarnos de las garras de la preocupación y la ansiedad.

Una de las premisas básicas de la práctica de la atención plena es observar y acoger todo lo que nos sucede con aceptación. Cuando empezamos a desarrollar una consciencia abierta y sin juicio, espaciosa y amable, en la que acoger todo lo que está pasando, algo se relaja y podemos hacer algo diferente.

Preocupaciones, estrés y ansiedad

Estar en modo preocupación nos lleva fácilmente a la ansiedad y el estrés. Mientras que este último es la respuesta de nuestro organismo ante cualquier amenaza, la ansiedad se dispara cuando pensamos en todo lo malo que puede pasar (miedo anticipatorio).

Por la manera en que funciona nuestro cerebro, la ansiedad puede volverse crónica muy rápidamente. De hecho, la gran mayoría somos adictos a nuestros pensamientos ansiosos, entrando en una dinámica en la que el pensamiento y la agitación se retroalimentan, disparando el estrés y entrando en un bucle del que nos resulta difícil salir.

Así, podemos llegar a vivir segregando los químicos tóxicos del estrés y generando pensamientos ansiosos de manera regular. Cuando hacemos esto, perdemos la capacidad de responder de manera inteligente a las situaciones, de disfrutar el momento presente, y deterioramos nuestra salud.

Nuestro cuerpo se acostumbra¿Cómo romper con el bucle de la preocupación ansiosa?

A continuación, os comparto una técnica poderosa de 3 pasos para reducir la ansiedad y salir de los pensamientos repetitivos.

- Sé consciente de tus pensamientos.
- Siente cómo se expresan en el cuerpo.
- Ofrécete amabilidad y cariño.

1. Ser conscientes de nuestros pensamientos ansiosos.

Cuando te estés preocupando por algo, haz una pausa, siente tu respiración y observa el tipo de pensamientos que están pasando por tu mente en ese momento. A continuación, etiquétalos internamente: ‘planeando’, ‘intentando resolver’, ‘juzgando’, fantaseando’…

Sé consciente de cómo son tus pensamientos de preocupación: ¿Qué dice esa voz en tu cabeza?, ¿Aparecen recuerdos?, ¿Imágenes?.. Al etiquetarlos empezamos a crear un poco de espacio entre los pensamientos y nosotros, pudiendo discernir los que nos sirven de los que no y empezando a ver que no somos nuestros pensamientos.

Sintiendo el cuerpo2. Déjate caer en el cuerpo. Sé consciente de las sensaciones físicas que estás experimentando.

Después de conocer y etiquetar tus pensamientos, observa cómo se están expresando a través del cuerpo, en forma de sensaciones y sentimientos. Permítete notar la opresión, la contracción, tirantez, dolor, calor o lo que sea que encuentres. Mira a ver si puedes observar las sensaciones y acogerlas tal como son, apoyándote en tu respiración.

3. Ofrécete apoyo en forma de amabilidad y cariño.

Lleva tu mano a la parte del cuerpo donde sientes la incomodidad o la tensión y ofrécete calidez y cariño (esto hace que empecemos a segregar oxitocina, la hormona del bienestar).

Lo más importante en este tercer paso es la actitud de amabilidad que te ofrezcas en este momento. Puedes dejar la mano descansando en ese lugar, regular la intensidad de la presión, hacerte un ligero masajito, caricias… Si lo sientes, ofrécete también palabras amables: ‘esto es difícil, esto duele, estoy aquí para ti, que yo pueda ser amable conmigo en estos momentos’, o lo que sea más apropiado para ti.

el secreto es

Por último, termina esta pausa trayendo tu atención al momento presente, percibiendo todo tu cuerpo y también el entorno en el que estás. Observa también si ha cambiado algo. ¿Cómo se siente tu corazón, tu mente, tu cuerpo? Después, sigue con tu día.

El secreto del éxito: seguir practicando

El secreto del éxito de toda práctica de mindfulness es la repetición. Cuantas más veces nos permitimos parar, observar y acogernos cuando nos estamos preocupando, más se va aflojando esta forma de reaccionar. Con el tiempo, se empiezan a crear nuevas conexiones neuronales y otro tipo de pensamientos empezará a emerger.

El reto es hacerlo. Muy a menudo, nuestra dificultad radica en darnos el permiso y el tiempo para parar.

Belén Giner
Belén Giner
Terapias y Desarrollo personal
www.menteyemociones.com
620 954 347

Si quieres profundizar más, puedes ver los próximos cursos y talleres de Mindfulness para entrenar la atención y aprender a liberarnos progresivamente del sufrimiento innecesario. Curso Mindfulness y Desarrollo Personal de 8 semanas AQUÍ


Domingo, 9 de Abril de 2017