Sanamente.net

Parir relajada. Por Anam Cara

embarazoEl parto, ese momento sagrado y a veces tan temido. Damos por hecho que para parir hemos de sufrir, pero ¿Realmente es así?

Parir relajada, disfrutando del momento, sintiendo la intensidad de la experiencia, abriéndonos al placer de dar vida y traer a este mundo a un ser que ha crecido en nuestro vientre.


Es posible gozar el parto.

Y para eso es esencial gozar primero de nuestro embarazo. La maternidad es un viaje en el cual reconectamos con nuestro poder y nos encontramos con la madre que somos, una oportunidad para sanar nuestra relación con nuestros ancestros y liberar a nuestros descendientes del dolor de nuestras carencias.Parto1

No es necesario aprender a parir, pues tu cuerpo de mujer ya sabe, pero a veces, hemos de recordar como relajarnos. Es sencillo, y justamente por eso un secreto que solo algunas saben. Para parir con placer  estar relajadas es básicamente esencial.

Respirar, meditar, cantar, hacer yoga son maravillosas herramientas para acompañarnos durante nuestro embarazo.


Durante las clases de yoga

yoga embarazo

No solo conectamos con nuestro cuerpo, nuestro útero y nuestro bebé, también integramos y despertamos la aceptación a lo que es, la confianza en nuestro cuerpo y nuestro bebé, ir más allá de los límites de nuestra mente, abrir el corazón, soltar tensiones y relajarnos, fluir en el cambio, la auto observación, la calma mental, el estar aquí y ahora, conectar con el placer del movimiento de nuestro útero y de nuestro cuerpo, confiar en la vida para simplemente dejarnos ir y soltar. Compartimos experiencias nutriéndonos de la sabiduría de otras mujeres que están compartiendo el camino con nosotras.

Cantar, por ejemplo, nos ayuda a descargar bloqueos en nuestra mandíbula, labios y boca, coordinando la respiración podemos cantar desde nuestro vientre y relajarnos. Lo que es arriba, es abajo. Así mientras cantamos mantras y suavizamos tensiones en la  boca también suavizamos y relajamos nuestro cuello del útero. Durante el parto nos ayudará a que las contracciones sean realmente eficaces y suaves, dilatando de una manera fluida, fácil, pudiendo disfrutar de la intensidad del momento.vibración

Y cantando también masajeamos dulcemente a nuestro bebé. La vibración de nuestra voz resuena en nuestro útero y acaricia al ser que crece en nuestro vientre. La magia de la conexión alimenta el vínculo que nos une desde mucho antes de su gestación.

Por increíble que parezca, en el momento en que tú decides tener un hijo o una hija, desde ese instante que surge el pensamiento claro y firme, en que el deseo arde en tu pecho, en tu plexo, haciendo latir tu corazón, el vínculo entre tú y ese ser, nace y empieza a crecer, seamos consciente o no. Pero de eso, si os apetece, hablaremos otro día.

Hoy, me gustaría continuar hablando del yoga como herramienta para recordar como relajarnos, como relajar nuestro útero. Es prioritario que nuestro útero se relaje durante el parto para que con cada contracción lata como un corazón, armoniosamente al ritmo del placer y del amor.


Un simple y poderoso ejercicio

ejercicio embarazoEs balancear el útero desde nuestro vientre, jugando así también con nuestro bebé.
Siéntate en posición sencilla, con las piernas cruzadas y los pies debajo las rodillas opuestas. Columna alineada desde el coxis que se enraíza a la tierra a la cabeza que crece hacia el cielo. Hombros relajados van hacia abajo, alejándose de las orejas.
Frente, ojos y mandíbula destensada.
Respiramos suavemente por la nariz llevando el aire hasta nuestro vientre, respirando desde y con él. Siente como se hincha con la inhalación y se deshincha con la exhalación.
Sin prisas, observando tu cuerpo, relaja cualquier tensión soltándola con la ayuda de la respiración.
Siente tu cuerpo. Siente a tu bebé en tu vientre. Y desde esa conexión empieza lentamente a mover a tu bebé hacia adelante, abriendo pecho, estirando columna y cabeza, inhala.
Exhala balanceando a tu bebé hacia atrás, recogiendo hombros, espalda y cabeza.
El movimiento empieza desde tu útero. Pelvis, columna, espalda, hombros y cabeza acompañan ese balanceo.


Encuentra el placer en el movimiento de tu útero. Fluye en el cambio constante de abertura y recogimiento.
Muévete al ritmo de tu respiración escuchando a tu cuerpo, gozando de este suave balanceo. Juega con tu bebé en tu vientre y sonríe.


Montserrat Freixas RojasMontserrat
www.anamcara-acompanyament.blogspot.com
www.yogaembarazo.com

675917934
anamcara@hotmail.es

Clases de yoga para embarazadas
Encuentros de acompañamiento Holístico


domingo, 7 de septiembre de 2014