Sanamente.net

Movimiento, aprendizaje y bienestar.

Portada Movimiento, aprendizaje y bienestar¡Soy optimista! Lo he aprendido, al igual que aprendí a: andar, hablar, bailar, leer, reír, llorar, amar… Formo parte de la especie humana, infinitamente maravillosa y compleja y tú si estás leyendo este artículo ¡también!

Estate tranquilo si en estos momentos te sientes triste, tenso, angustiado … como ser humano que eres, tienes la capacidad de aprender a crear nuevas conexiones para adaptarte al medio de forma armoniosa sin angustias, miedos, tensiones … ¡El cerebro adulto tiene una gran capacidad de aprendizaje!

Constantemente estamos aprendiendo para adaptarnos al medio, cada uno de nosotros somos organismos que captan y que aprenden, que piensan y que actúan. Esto es posible gracias a las transmisiones eléctricas de nuestro sistema nervioso. El aprendizaje es el ingrediente principal de nuestra formación. El cerebro tiene la capacidad de cambiar, de aprender nuevas habilidades e incluso recuperar funciones perdidas.cerebro

¿Para qué sirve el cerebro? Para aprender a amar, odiar, respirar, caminar, correr, saltar, comer, memorizar, socializarnos, crear hábitos, elaborar cultura y civilización, tener conciencia de lo que somos. Al nacer nuestro sistema nervioso no está completamente «conectado» esto es una ventaja, ya que nos ofrece una gran flexibilidad para adaptarnos a las culturas, lenguas, climas, conductas…

Las funciones que identificamos como exclusivamente humanas no se desarrollan si crecemos en un entorno totalmente aislado. Hay una relación inseparable entre el desarrollo psicosocial y el desarrollo motriz. Durante la infancia nuestros patrones psicosociales, nuestro comportamiento y el repertorio, cada vez mayor,  de nuestros movimientos,  no sólo se aprenden simultáneamente, sino que se manifiestan a través de la musculatura. Todas nuestras emociones, sensaciones y acciones quedan memorizadas en nuestro tejido muscular.

Movimiento del cuerpo y conexión neuronalEl movimiento de un cuerpo que se ha desarrollado plenamente sin grandes perturbaciones emocionales tiende a adaptarse gradualmente a los requisitos mecánicos del mundo exterior, la persona (su sistema nervioso) aprende más fácil y satisfactoriamente, si por el contrario nuestro sistema nervioso evoluciona bajo las influencias de las leyes de la tensión, castigos severos, promesas de grandes recompensas, etc.  Creamos una autoimagen distorsionada de nosotros mismos, afectando de forma negativa en nuestro estado de ánimo causando estrés, depresión y  tendencias neuróticas.

El movimiento se aprende, pero corremos el riesgo de hacer elecciones que no sean las que más nos convengan a largo plazo y acaben en trastornos musculares como el dolor de espalda y cuello, el sistema nervioso se sirve del movimiento para establecer las diferencias que inducen a preferir o escoger acciones o patrones de conducta determinantes, interfiriendo así en nuestro bienestar.
Posturas corporales

La salud no es sólo la ausencia de enfermedad, sino una total integración del bienestar físico, psíquico, espiritual y social.

¿Te has preguntado alguna vez si las tensiones corporales que sientes pueden ser falta de confianza en ti mism@, de  inseguridades o miedos? ¿Han podido estas emociones restringir o excluir acciones psíquicas o físicas de tu organismo?

¿O por el contrario te sientes relajado, positivo, contento, feliz, libre, sano? ¿Tus relaciones efectivas, laborales y sociales son buenas? ¿Tienes proyectos e inquietudes?

Dieta y ejercicio¿Qué quieres ser y que haces para ser lo que quieres? ¡El hacer es más importante que el ser! Probablemente tienes hábitos alimentarios, posturales  y conductuales que podrías dejar de hacer para aprender otros hábitos y conductas más saludables.

Hay técnicas activadoras, que favorecen y estimulan los circuitos neuronales que repercuten en la adquisición de conductas más adaptables en situaciones de aprendizaje, como la Kinesiología, que se basa en la globalidad del cuerpo, por lo tanto,  lo que beneficia a una parte o un aspecto también beneficia a los otros, y al revés.

La kinesiología utiliza el test muscular para valorar qué parte del cuerpo o la mente está bloqueada, creando desequilibrio estructural, bioquímico, emocional o energético.

Cualquier estímulo que actúe sobre el organismo influye en el sistema muscular, debilitándolo o tensándolo.

Te propongo hacer una pequeña prueba, para comprobar cómo nuestros pensamientos, emociones y dolores físicos quedan reflejados en nuestros músculos.
Ejercicio Kinesiología

Sentado o acostado, con la espalda bien apoyada sobre la superficie donde te encuentres, relaja el cuerpo.

Pon tus manos sobre el pecho, estira los brazos, alejando las manos del tórax, hasta que queden rectos. Junta los pulgares de tus manos y comprueba que están a la misma altura, que  son simétricos, es decir que los brazos tienen la misma longitud.

Regresa a la posición original, espalda bien apoyada,  poniendo manos en el pecho  y flexionando los brazos, cierra los ojos y visualiza todos los malestares físicos y mentales que estés sintiendo en el momento actual. Incluye tus preocupaciones, temores, dudas o cualquier otro problema. Solo durante un breve tiempo.

A continuación abre los ojos y estira nuevamente los brazos, paralelos y rectos, tratando de que ambas manos queden a la misma altura, sin forzar. Comprobarás  que uno de tus brazos ahora es más largo que el otro.

Esta es la prueba que demuestra que formamos parte de un todo y que nuestras emociones interfieren negativa o positivamente en nuestro cuerpo físico, somos lo que comemos, lo que pensamos, lo que hacemos, ¡Somos lo que aprendemos!

Vive, muévete y aprende con bienestar.

Logo Espai Obert

Neus Simon Godoy
Kinesióloga, acupuntora, aromaterapeuta,
terapeuta floral, formada en terapias manuales.
Directora de Espai Obert
blogscat.com/espaiobert



lunes, 9 de febrero de 2015