Sanamente.net

Cómo equilibrar tus hemisferios cerebrales.

Portada equilibra tus hemisferiosLos seres humanos, tantos hombres como mujeres, venimos “de fábrica” con dos energías primarias que condicionan nuestro comportamiento, nuestra energía vital y nuestra manera de vivir la vida: la energía masculina y la femenina.

Esto quiere decir que un hombre viene dotado de energía masculina y energía femenina, al igual que la mujer, manifestándose en diferentes áreas de su vida. No existe tal cosa como un hombre totalmente masculino o una mujer totalmente femenina. De hecho, una persona puede tener un cuerpo de hombre con una energía predominantemente femenina y a la inversa. Resumen: la energía masculina/femenina la tenemos todos independiente del cuerpo que hayamos tomado.

COMO NOS AFECTA

Yin y YangLa energía masculina (también llamada Yang) es expansiva, rápida, de acción, racional, matemática, direccional, linear, concreta, jerárquica y excluyente. Es la que actualmente predomina en nuestra sociedad.

La energía femenina (también llamada Yin) es contractiva, interna, lenta, perdurable, nutridora, receptiva, circular e integradora.

Estudios científicos han estudiado estas dos energías a través de los dos hemisferios cerebrales, polares y complementarios. El hemisferio izquierdo corresponde a la energía Yang y el derecho a la energía Yin. Hay actividades que estimulan más un hemisferio u otro pero ambos hemisferios tienen que poder actuar al unísono para poder realizar hasta las actividades más simples. Esto se consigue mediante la comunicación neuronal a través del cuerpo calloso, que es la parte del cerebro que a la vez los divide y los comunica. Cuanto mayor sea la comunicación entre ambos hemisferios más equilibrados estaremos y mayor creatividad y capacidad de acción tendremos. Cuanto más tendamos hacia un hemisferio más en desequilibrio estaremos.

HemisferiosLas personas que se encuentran la mayor parte del tiempo en el hemisferio izquierdo, son de tipo jerárquico, racional, impulsivo, toma decisiones a corto plazo, no tiene en cuenta los sentimientos de los demás ni la consecuencia de sus acciones a largo plazo. Este tipo de modelo puede provocar graves consecuencias en nuestro entorno, siendo perjudicial para uno mismo y los demás.

Las personas, muy centradas en sus emociones, en sus pensamientos, con muchas dudas, con miedo a equivocarse, con muchas ideas y creatividad pero incapacidad de concretarlas, son personas polarizadas en el hemisferio derecho. Estas personas es difícil que haga gran mal a la humanidad (por lo menos directamente, ya que carece de energía de acción Yang) pero sí son capaces de generar un gran sufrimiento para sí mismas.

De esta manera, vemos que la polarización en cualquiera de los hemisferios crea problemas para uno mismo y para los demás. El ideal es la sincronización de las capacidades cerebrales, de energías polares, de manera que uno se vuelve una persona sensible, creativa y capaz de llevar las cosas a la práctica. La pregunta es: ¿cómo conseguimos esto?

EQUILIBRAR LOS HEMISFERIOS

Existen multitud de ejercicios que equilibran los hemisferios cerebrales, pero en este artículo vamos a explicar uno muy sencillo y profundo a la vez, que llega a la raíz del asunto ya que trabaja directamente sobre los canales energéticos que rigen los hemisferios.

NadisEn el Yoga se habla que tenemos tres canales energéticos principales:

Ida o canal lunar. Es el que corresponde a la energía Yin y circula desde el sacro hasta la fosa nasal izquierda. Cuando está activo el aire circula por la fosa nasal izquierda, se estimula el sistema nervioso parasimpático (descanso, asimilación de nutrientes, etc.) y el hemisferio derecho está dominante.

Pingala o canal solar. Se corresponde a la energía Yang y circula desde el sacro hasta la fosa nasal derecha. Cuando está activo el aire circula por la fosa nasal derecha, se estimula el sistema nervioso simpático (acción externa) y el hemisferio izquierdo está dominante.

Susumna o canal central. Corresponde a la energía en equilibrio y circula desde el sacro a la coronilla. Cuando este canal está activo el aire circula por ambas fosas nasales y ambos hemisferios cerebrales se encuentran activos y en sintonía.

La ciencia del Yoga es una ciencia pragmática y de observación, de manera que los antiguos científicos de oriente vieron que de manera natural el flujo de aire cambiaba de una fosa nasal a la otra cada 2h aproximadamente, cambiando así el hemisferio cerebral dominante. En este cambio, las dos fosas se activaban de manera sincrónica durante aproximadamente 10 minutos, activando de esta manera el canal central.

respiración1Así, se dieron cuenta también de los estados de ánimo que ocurrían cada vez que la respiración cambiaba de una fosa nasal a la otra, con la consiguiente activación de hemisferios. Observaron que había ciertas actividades que eran más beneficiosas de realizar cuando una fosa nasal u otra estaban funcionando y que había una serie de desequilibrios que afectaban a la salud física y mental que se manifestaban cuando el flujo del aire no cambiaba de manera regular de una fosa a otra. Pero más aún, se dieron cuenta que habían ejercicios que servían para armonizar el flujo de la respiración y evitar así las enfermedades físico/mentales originadas por los desequilibrios en la energía masculina/femenina y en la preponderancia de los hemisferios cerebrales.


EJERCICIO

Este ejercicio activa ambos hemisferios a la vez, promoviendo su comunicación y sincronización, así como el equilibrio de nuestras energías masculinas y femeninas. El efecto es de relajación, serenidad, mayor creatividad, claridad mental, el despertar de una fuerza de voluntad poderosa, profunda y sosegada.

Ejercicio preparatorio:

Observa tu respiración. Pon una mano debajo de tus fosas nasales. ¿Por cuál estás respirando? Si no sabes distinguir, prueba a tapar una fosa nasal y la otra, a ver por cual respiras mejor.

¿Empezamos?

  1. Inhala por la fosa izquierda, tápala y exhala por la derecha.
  2. Inhala por la fosa derecha, tápala y exhala por la izquierda.

Repite esto por 5 minutos. Al cabo de un tiempo puedes ir aumentando hasta una hora.

respiración2

Consejos para el ejercicio:

  1. Procura que inhalación y exhalación duren lo mismo.
  2. Si al principio te cuesta respirar por una fosa tómate tu tiempo y no fuerces.
  3. Es más importante la regularidad con que se realiza el ejercicio que la cantidad de tiempo invertido cada vez.


Pruébalo y experimenta sus beneficios.

Patricio
Patricio Moralo
Director del Master en Meditación y Filosofía del Yoga
de la escuela Ashtanga Yoga Inbound
www.yogainbound.es


viernes, 5 de diciembre de 2014