Sanamente.net

Coaching para gestaltistas: presente, pasado y futuro.

PortadaCoaching para gestaltistas: presente, pasado y futuro.

En pocas palabras, la Gestalt le da profundidad y el coaching empuje.

Robert Dilts diferencia dos tipos de coaching.

Coaching con “c»

Este coaching busca el cambio del estado actual al estado deseado a nivel de conductas y recursos, animando a una exploración de comportamientos nuevos que faciliten el cambio de situación.

Coaching con «C»

Este otro coaching, frente a las dificultades de alcanzar ciertos objetivos, contempla la posibilidad de hacer cambios en la percepción del coachee. Esto lo consigue ampliando su mapa de la realidad, y cuestionando y reflexionando sobre sus creencias, sus valores y presupuestos. El cambio aquí ya no es solo comportamental, sinó que además apuntamos a un cambio interno, que abre más posibilidades de acción y más flexibilidad para encarar los desafíos que se proponga o que le proponga la propia vida.

El coaching gestáltico entraría en esta definición de coaching con C mayúscula.

coaching para gestalistas_

Cuando es el mismo cliente que se interfiere con su modo de actuar, de percibir o de interpretar, entramos en ese campo de intersección donde, por un lado, el coaching permite una actuación de tomar conciencia, de facilitar actuaciones nuevas o interpretar la situación con otros prismas que consiguen cambios; y por el otro, la Gestalt aporta su mirada de lo negado y evitado, aquellos mecanismos que nos protegen de forma automática interfiriendo la consecución de anhelos y necesidades profundas.

Cualquier comunicación se basa en interpretaciones. Para que haya un proceso de escucha, asimilación y devolución, debemos interpretar los mensajes que nos llegan del exterior. En esta interpretación vemos aspectos de la realidad y la configuramos según nuestros modelos internos. A través del lenguaje percibimos y construimos al mismo tiempo. La creación del lenguaje destacará algunos elementos y otros no, y configurará la experiencia o la fantasía según resulte conveniente para los aprendizajes o experiencias pasadas.

A través de la perspectiva del lenguaje se puede cambiar la forma de expresarse y conseguir más compromiso con la realidad y con uno mismo.

Presente, pasado y futuro

coaching gestaltistas

La metodología del coaching tiene dos campos de acción muy claros: el presente, donde se actúa, sea en la sesión o en las actividades que la persona ejecuta, y el futuro, donde no estamos y queremos llegar. En el coaching se trabaja con el futuro, que es, en principio, un campo abierto de posibilidades, con las que el coachee trabajara para quedarse con algunas como objetivos a alcanzar.

La gestalt trabaja en el presente y desde ahí redefine el pasado. Atiende aquellos impulsos de la memoria que se activan para protegernos aunque en el presente no sean necesarios, actualizando esos aprendizajes cognitivos y emocionales.

La figura del gestaltcoach

figura gestaltcoachLa figura del gestaltcoach es la de un coach y un terapeuta que se orienta desde la gestalt y el coaching. Cuando hablamos de la figura ponemos en juego, como no, algunos valores y creencias que hemos visto efectivos. Cuando hablamos de humildad, de vaciarse de conocimientos, de confianza y de compromiso con el propio proceso, estamos transmitiendo un modelo que nos orienta y nos previene de nuestros propios miedos.

El gestalt coach se nutre de todo lo que enriquece y favorece el crecimiento, lo integra y luego lo pone al servicio del cliente. El Gestaltcoach trabaja con todo lo que le sirve a sí mismo para crecer.

De la Gestalt cogemos el trabajo con uno mismo, desde el autoconocimiento y la revelación de la propia sombra, aquello que si no se conoce, no hay conciencia, y empañará la comunicación, es decir, la asunción de esas tendencias caracteriales que estarán presentes en los procesos de crecimiento. También cogemos ese entrenamiento en el darse cuenta del aquí y ahora, esa conciencia de lo que está pasando, de aquello que es obvio y no siempre somos conscientes.

gestaltcoach2Del coaching recogemos una actitud humilde, que no se pone por encima del cliente, ya esa es su forma de facilitar el proceso. También cogemos del coaching esa mirada sobre el otro que llamamos luminosa, ya que ve en el cliente todo aquello que es suyo y le puede favorecer en su camino, señalando el potencial y las posibilidades, una mirada con confianza que da el apoyo y el calor humano que da seguridad para atreverse a mirar en la zona insegura de lo no explorado.

La función del Gestaltcoach es facilitar el camino y las experiencias por donde el cliente quiera transitarlas. Poniendo atención a las demandas corporales y emocionales se profundiza en los meta-objetivos y en los valores de la persona.

A través de la conciencia de cómo evito aquello que necesito damos un salto en asumir partes nuestras que están actuando e interfiriendo en el fluir. La Gestalt atiende aquello que de forma inconsciente bloquea el fluir.

La Mirada

La palabra mirada expresa desde donde actúa el Gestalt coach, ya que esta mirada es una perspectiva, un acompañamiento, un facilitar, un involucrarse, una presencia, una validación.

miradaCon la mirada del Gestalt coach intentamos tener en cuenta hacia dónde vamos; hacia qué objetivo, haciéndolo cada vez más real y cercano; y cómo vamos, con qué cuento, con qué lo hago, cómo me manejo y qué me encuentro como resultado. A través de cómo mira, cómo  pregunta, cómo acompaña, el cliente se siente potenciado, que se cree en él, que se le reconoce en aquello que ni el mismo contemplaba.

En el coaching gestáltico importa realmente cómo miramos al cliente. Recogiendo las directrices que desarrolló Rogers de empatía, congruencia y aceptación incondicional, vemos en el coaching que se profundiza en este modelo, humanizándolo más; quitando la figura terapéutica paternal; creando una posición comprometida desde la voluntad de servicio, manteniendo el foco en mirar al cliente de la forma que le ayuda, y renunciando al protagonismo. Es el rol del que tiene poder y lo usa reconociendo el poder del cliente. En muchos sentidos podemos definir esta relación como una reparentalización con un modelo validador, facilitador para el autoconocimiento y reparador en ciertos casos.

El gestaltcoach es una figura que enseña y que aporta, sobre todo una actitud, una ubicación frente al otro para que éste se mueva y aprenda. Éste es el arte de cada uno para hacer sin hacer.

Inst Gestalt Logo
Xavier Coll Viola
Institut Gestalt
www.institutgestalt.com


Si eres un profesional formado en gestalt seguramente puede interesarte la FORMACIÓN que ofre INSTITUT GESTALT, se trata de un POSTGRADO de Coaching para Gestaltistas que se inicia en noviembre hasta abril de 2015.  Te dejamos AQUÍ el enlace a la INFORMACIÓN.



domingo, 9 de noviembre de 2014