Sanamente.net

Y todo terminó?, por Josep Anton Pérez

indignadosA un mes de los primeros movimientos de los INDIGNADOS es mucha la tinta que ha corrido, y muchos los informativos y tertulias que ha ocupado, y para los que no las hemos vivido en primera persona se nos plantean muchas dudas, por una parte si realmente los acampados respondían a una inquietud real de lucha por esa DEMOCRÁCIA REAL, o si por el contrario no había sido más que un argumento para recuperar los privilegios perdidos.

cargas policiales

Todos nos sentíamos exultantes y comprometidos con toda esa gente que ocupó las plazas, nos indignamos con las cargas policiales, nos unimos a su causa, pensando que podían ser un reflejo de lo que estaba ocurriendo al norte de África, y que comenzábamos a vivir ese cambio tan esperado hacia una nueva conciencia, hacia esa recuperación de los valores éticos y morales de la sociedad. Esperábamos que los políticos tomaran buena nota de una rebeldía colectiva que podía afectar a sus estatus a sus privilegios y a su abuso de poder. Una sensación a la que los medios de comunicación se unieron comparando los movimientos de norte y de sur. Me parece que lo único que tienen en común esos movimientos es el método de convocatoria, espontáneo, inorgánico y multiplicado a través de las redes sociales, aunque no tan novedoso: la campaña electoral de Obama ya tuvo mucho de eso.

redes2


Pero a medida que vas valorando te das cuenta que si, mucha gente cantando en la plaza, otros pasando la noche durmiendo en sobreenvueltos en sobres de dormir, otros dando consignas y mensajes con sus micrófonos, otros con guitarra y entonando cantos, todos con ropa limpia y caras rosadas. Pero estos no tienen parentesco alguno con el padre de familia tunecino, a quien las autoridades le quitaron su balanza y le negaron el permiso de vender verduras en la calle, lo que lo llevó, en su desesperación extrema, a prenderse fuego y despertar, sin proponérselo, el incendio que derrocó al tirano de su país.  Sí que es verdad que los INDIGNADOS  españoles lo están pasando mal, pero es otra cosa, sí que es verdad que hay cinco millones de parados, pero no es gente sin trabajo sino gente que tenía trabajo, sueldo, seguridad social y ahora no tienen nada.

A uno le puede dar la sensación de que algunos de esos acampados, en realidad, no querían transformar el país, sino que más bien pretendían que alguien les devolviera las tarjetas de crédito, el trabajo de 8 horas, o las vacaciones, o sea, que el problema no es tanto de bolsillos vacios cuanto de sueños vacios.

bolsillos vacios

propuestas

No quisiera ser cruel ni pesimista, pero es una reflexión después de valorar todo lo sucedido, puedo reconocer que el movimiento tiene algunas características que van a determinar su futuro, pero no tiene un liderazgo definido y no parece que lo haya de tener. Por otra parte, tampoco plantea ninguna propuesta concreta, están indignados, gritan contra el gobierno, contra los políticos, los banqueros, la corrupción, las finanzas, el desempleo, pero que pasa con las propuestas?.


Inside Job-
Yo os recomiendo el documental Inside Job, un trabajo de Charles Fergusosn ganador del Oscar al mejor documental, y os daréis cuenta del porque es tan difícil cambiar el orden establecido y el porqué de mi continua decepción. El dinero sigue siendo tan poderoso, que está por encima de todos los principios básicos de la sociedad y si no somos capaces de cambiar esto, todos los esfuerzos serán en vano.

Josep Anton Pérez
Periodista

Os dejamos un trailer presentación de este importante documental, que dura 2 horas y que esperamos en breve esté disponible en la Red o en cd.



viernes, 10 de junio de 2011