Sanamente.net

Odontología sin metal en tu boca. HappyClínica

sin metal 1Hay bastantes trabajos que evidencian que en muchos casos hay una alergia a metales y que eliminando la fuente del metal mejoran e incluso desaparecen los síntomas de la enfermedad.

Como ejemplo hablaré del trabajo de Öckert K y Stejskal V. Se estudiaron 16 pacientes con fibromialgia diagnosticados según el criterio del American College of Rheumatology.

Todas las pacientes eran mujeres entre 25 – 65 años con una duración del proceso entre 3 y 20 años (9 de las pacientes de más de 10 años). Se hicieron varias evaluaciones clínicas entre ellas el test de destoxificación hepática y el test Melisa para la alergia a metales relacionados con amalgamas.

fibromialgiaResumen de los resultados:

De las 16 pacientes, 14 tuvieron reacción al test Melisa positiva a 2 o más metales.

  • 9 de las pacientes dieron positivo al níquel.
  • 9 pacientes positivo al mercurio inorgánico.
  • 11 pacientes positivo a sales orgánicas de mercurio.
  • 7 pacientes positivo al oro y 5 pacientes positivo al titanio.

A 10 de las pacientes se les aplicó un protocolo de destoxificación mediante quelación antes de sacar la amalgama y 6 sin este proceso previo se sometieron a la eliminación de las amalgamas.

Los resultados al cabo de 1 año fueron:

  • 6 pacientes ya no presentaban los criterios de tener fibromialgia y clínicamente se normalizaron.
  • 4 pacientes no cumplieron todos los criterios de no tener fibromialgia pero mejoraron mucho clínicamente.
  • 5 pacientes no mejoraron.
  • 1 paciente no terminó el estudio.

A los 5 años 7 pacientes más ya no cumplían los criterios de tener fibromialgia, es decir, prácticamente se curaron del síndrome.

Hay muchas investigaciones que relacionan alergia a metales y fibromialgia pero he mencionado éste en el que ha participado la profesora Vera Stejskal (Presidenta de la Melisa Medica Foundation) y que lleva más de 20 años centrando sus investigaciones sobre el tema de la alergia a metales.

fatiga crónicaY es que las alergias a metales pueden ser la causa de enfermedades como la fibromialgia, la esclerosis múltiple y la esclerosis amiotrófica lateral, el lupus eritematoso, el eczema y la psoriasis, el síndrome de la fatiga crónica, la enfermedad de Crohn, el síndrome de Sjörgen, la artritis reumatoide, el quemazón o prurito oral, etc.

Y algunos de sus síntomas son: dolores de cabeza, insomnio, fatiga constante, depresión, falta de memoria, dolor articular (artralgia), irritabilidad, dolores musculares y debilidad muscular, neuralgia, no se descansa después de dormir, entumecimiento, rigidez en el cuerpo y hormigueo en las manos y los pies (parestesia) y también dolor. Un dolor profundo, punzante en los codos, en las rodillas, en los hombros, en las lumbares, en las caderas, etc.

¿Y qué puede desencadenar una alergia a los metales? Pues pasa desde un tatuaje (la mayoría de los colorantes utilizados en los tatuajes son sales de productos metálicos que quedan incrustados en la piel), joyas, piercings, vacunas y, también, amalgamas, implantes dentales, coronas dentales, personas con prótesis metálicas, placas o tornillos de operaciones de traumatología, etc.

antes y despuésLa presencia conjunta de varios metales produce efectos galvánicos debido a los diferentes potenciales de reducción de cada uno de ellos lo que facilita su corrosión y, por lo tanto, su unión a proteínas dando lugar a la aparición de un proceso alérgico. Por lo tanto, si una persona tiene dudas sobre si padece esa alergia le recomendaríamos hacerse el test Melisa ya que es el único que evalúa la alergia a metales.

Lo más importante es que si una persona hubiese desarrollado, por ejemplo, una fibromialgia o un síndrome de la fatiga crónica dando positivo en ese test Melisa la solución es tan sencilla como quitarse la corona tóxica y colocar otra sin metal como las de porcelana sobre circonio que son las que más utilizamos nosotros.

Extraída la fuente de toxicidad y colocada una biocompatible y saludable es muy probable que el cuerpo de esta persona recupere la normalidad, tal como nos indica la  profesora Vera Stejskal que participó en la investigación comentada al comienzo de este artículo.

Nosotros en HappyClínica nos centramos en eliminar la causa que intoxica el cuerpo de una persona con este tipo de alergia más una terapia de quelación de los metales para expulsar de su cuerpo aquellos restos que pudieran estar almacenados en tejidos, grasa, etc.

Pocas personas saben que existe la alergia a los metales. Seguramente conocerán las alergias alimentarias (intolerancias), al polen o al polvo, etc. La verdad es que los metales en estado elemental no producen alergia.

Foto happyLos efectos inmunológicos de los metales (alergia a metales) ocurren como consecuencia de una exposición continuada a concentraciones habituales bajas de los metales (también la pueden producir los niveles altos tóxicos) y se manifiesta solamente en una parte de la población ya que la reacción alérgica inmunológica sólo se da en personas inmunológicamente predispuestas en la mayoría de los casos debido a condicionantes de tipo genético. En estos casos los indicadores de toxicidad de los niveles del metal en sangre, orina o cabello serán normales y para su diagnóstico deberemos utilizar el test Melisa que mida la sensibilización al metal.

Debo señalar la diferencia entre toxicidad y alergia. Son dos conceptos diferentes e independientes pero que pueden convivir en un mismo paciente. En los casos de toxicidad no interviene el sistema inmune ya que los síntomas son derivados de la exposición a grandes cantidades del metal. En cambio, cuando hablamos de alergia el sistema inmune sí que interviene y, por lo tanto, la importancia ya no recae sobre las cantidades de metal que nos afectan sino en el metal en sí. Cantidades muy pequeñas pueden provocar la reacción alérgica.

El test Melisa es la única prueba validada científicamente para valorar la alergia a los metales y consiste en recrear in vitro la reacción que un determinado paciente puede tener ante el contacto con el metal que le es perjudicial. Para ello se recoge sangre del paciente y se mide la reacción del organismo al ponerlo en contacto con los metales. Es importante señalar que el test Melisa no mide los niveles de toxicidad sino que nos indica si somos alérgicos a los metales o no y el nivel de hipersensibilidad, es decir, la severidad de la reacción.

sin metal 2El test Melisa es una prueba indicada para personas que presentan molestias, que no saben a que pueden ser debidas y que a su vez están constante y directamente en contacto con algún tipo de metal. Lo sepan o no.

Si te interesa conocer cómo se desarrolla la alergia a los metales te lo contaremos en Facebook (AÑÁDENOS EN FACEBOOK AQUÍ) y en nuestro blog próximamente.

Y aunque no todas las fibromialgias, síndromes de fatiga crónica y demás enfermedades comentadas se deben a una alergia al metal las que sí tienen esta causa tienen fácil solución.

HAPPY CLINICAHappyClínica
C/ Rosselló, 255, 2º – 1ª
(Barcelona)   93 217 01 73   
info@happyclinica.es
www.happyclinica.es



domingo, 10 de noviembre de 2013