Sanamente.net

Combatir la Ansiedad

ansiedad1La ansiedad es una emoción que se presenta en la vida cotidiana, bien en forma de crisis o bien de una manera generalizada o continuada. El estrés psicológico provoca que el organismo ponga en funcionamiento una serie de mecanismos de alerta. A consecuencia de estos mecanismos se generan sensaciones como inquietud, intranquilidad, inseguridad y como un cierto sentimiento de espera que desencadena en la ansiedad y desazón. Por otra parte pueden aparecer varias manifestaciones físicas como opresión torácica, palpitaciones, angustia, sensación de carencia de aire, sudoración, temblores, tics, sequedad de boca, tensiones musculares, dolor de cabeza, rigidez cervical, trastornos digestivos, vértigo, inestabilidad, insomnio… si la ansiedad es permanente, alteraciones en la vida sexual.

La ansiedad como consecuencia normal de estímulos intensos, en un grado de proporcionalidad a la situación, podríamos considerarla normal. Si estos estímulos son muy intensos y muy continuados, pueden generar crisis de ansiedad, además no identificamos una causa aparente y puede ser debido a la acumulación de muchos hechos no superados o de factores genéticos predispuestos.

El ritmo vertiginoso y la intensidad en que se vive hoy, hace que seamos víctimas de priorizar el que aparentemente es siempre urgente y olvidar el que es prioritario invirtiendo así, la escala de valores familiares, laborales y sociales. Otras veces, el desequilibrio puede aparecer por la falta de armonía de lo que hacemos, que posiblemente no corresponda a lo que sentimos o incluso a lo que pensamos.

El tratamiento de esta clase de trastornos se basa en la utilización de una psicología adecuada a las necesidades de cada caso en concreto… Además desde la perspectiva naturista, el Dr. Bach, un médico galo, pionero en su tiempo, desarrolló toda una serie de principios activos obtenidos con 38 remedios florales que se corresponden con diferentes actitudes que si se desencadenan negativas, pueden precipitar somatizaciones emocionales que se transformarán más tarde en enfermedades de carácter físico. Si tratamos físicamente estas manifestaciones, estamos trabajando sólo el síntoma de la disfunción. Por otra parte, si buscamos el origen del problema y aplicamos el remedio floral adecuado, estaremos tomando conciencia objetiva del auténtico problema. Esto mismo nos hará cambiar de actitud y corregir la tendencia al sufrimiento y posterior involución del problema. Las flores de Bach, un descubrimiento de los años 30, aparece como una solución para nuestra sociedad actual.

¿Queréis conocer las flor que estáis necesitando por conseguir el equilibrio?

José Luis Gutiérrez
Terapeuta naturista y asesor de los centros de Salud, El Recó


lunes, 21 de diciembre de 2009