Sanamente.net

¿Cómo se puede mejorar la relación con los hijos?. Raquel Cabalga

familiaEn la aventura de la m(p)aternidad suceden cosas que nadie nos explicó y todo el trabajo de años para hallar nuestra zona de plenitud desaparece cuando dejamos de ser nosotros mismos para ser “la madre de” o “el padre de”. Afortunadamente, ¡es una experiencia que vale la pena vivir y disfrutar a diario!

Pero… ¿Qué pasa cuando las exigencias familiares y del trabajo merman nuestro autoconcepto, nuestra energía y, en resumen, nuestra felicidad?

padres hijos 1En la convivencia familiar, en la educación de los hijos y para nuestro propio bienestar es imprescindible encontrar el equilibrio emocional que nos permita seguir alimentándonos con el fin de desarrollarnos plenamente y de liderar nuestra vida. Cuando algo entorpece este desarrollo, se desencadenan una serie de dinámicas que no redundan en beneficio de nadie: la comunicación negativa, los gritos y juicios, un lenguaje no verbal agresivo, niños complicados o rebeldes, la falta de paciencia… Y es que, en todo ello, una gran parte de responsabilidad es nuestra. Ciertamente, no podemos influir en las circunstancias o interferencias externas aunque la educación y la relación con nuestros hijos dependen únicamente de nosotros.

Cuando generamos cambios en nuestro interior, de inmediato empieza a funcionar la magia que propicia cambios en el exterior… Entonces, ¿puedes imaginar cuánto beneficiaría a tus hijos que fueras tu mejor versión a diario?

Mediante el desarrollo de la inteligencia emocional puedes encontrar ese equilibrio interno para enfrentar de la mejor forma el día a día con tus hijos, en el trabajo o etc., manteniendo tu esfera de bienestar, creciendo a diario en la plenitud que creías haber perdido al ser mamá/papá. Así pues, de la misma forma, podrás educar a tus hijos en una base de confianza y equilibrio, de asertividad, autonomía, entusiasmo y eficacia.

caballos y familia3En Coaching Asistido con Caballos encontramos una metodología ideal para que padres y madres desaprendan aquello que quieren desactivar en su m(p)aternidad con el fin de aprender junto a sus hijos, en un entorno natural y en compañía de un Coach muy especial: el caballo.

Aunque está demostrado que el mero hecho de estar en contacto con los caballos ejerce un poder terapéutico muy elevado, es importante no perder de vista que el Coaching es una metodología de acompañamiento no directivo para la consecución de objetivos, no una terapia. Por ello, no se analiza el pasado si no que se realizan actividades pensadas especialmente para el desarrollo de competencias emocionales o que acerquen a la familia a conseguir el objetivo por el cual recurren al Coaching Asistido con Caballos.caballos y niños

Las sesiones familiares suelen ser especialmente estimulantes para la familia (¡sobre todo para los niños!) y muy potentes para los padres, que se llevan una imagen experiencial que les conduce a una m(p)aternidad consciente, donde todo se puede ver a vista de pájaro con mayor perspectiva, paso fundamental para poner en marcha aquellos cambios que consideran adecuados.

De hecho, en mayo de 2013 la Universidad de Kentucky (USA) publicó un estudio en el cual se demostraba la efectividad del trabajo con caballos en el desarrollo de la inteligencia emocional, aumentando especialmente la capacidad de comprendernos a nosotros mismos y a los demás. Y es que los caballos son un Coach más del equipo y hacen de espejo respondiendo de forma transparente y profunda a los niveles energéticos, las emociones, el lenguaje no verbal, la confianza, el liderazgo…

Si quieres mejorar la comunicación familiar, descubrir la forma de enfocarte en lo positivo que hace tu hijo, reflexionar y decidir acerca de los valores que van a regir tu m(p)aternidad para crear tu propia fórmula de bienestar vital… ¡El Coaching Asistido con Caballos es para vosotros!

Happy family with teenagers smiling in kitchenDe todas formas, a continuación tienes algunos tips que de bien seguro te serán de utilidad en el día a día con tus hijos desde que empieces a aplicarlos:

  • La aceptación es fundamental en la vida familiar pues aceptar nuestra condición de m(p)adre y aceptar que nuestros hijos son independientes y tienen su propia forma de ver el mundo nos librará de muchas frustraciones innecesarias.
  • Una definición clara de los roles familiares ayudará a establecer una esfera de confianza, a la vez que los límites necesarios para la convivencia (en muchos casos la pérdida de referentes produce permisividad en los padres y rebeldía en los hijos).
  • Ser agradecidos nos permite tener una vida más armoniosa y agradable pues, al fin y al cabo, la convivencia es una colaboración diaria en la que damos y recibimos. Y, ¿qué mejor aderezo que un “gracias” acompañado de una sonrisa?
  • imitaciónEl lenguaje y el feedback positivos son imprescindibles en la educación pues abusar de la palabra “no” únicamente limita a los niños sin proporcionarles información relativa a lo que estaría mejor hacer; por ejemplo: hay mucha diferencia entre decir “no corras por los pasillos” y “camina despacio” o “no te pongas nervioso” en lugar de “respira hondo”. Nuestros hijos deben equivocarse para aprender y que nos focalicemos en sus errores no les ayudará a hacerlo mejor la próxima vez.
  • Ser coherentes es la forma más sencilla de enseñar a los más pequeños; esto es: predicar con el ejemplo. De nada vale decir a los niños que no hagan algo determinado si nosotros lo repetimos una y otra vez; si ven en nosotros lo que deseamos que hagan, eso será lo que aprenderán.
  • Es necesario emitir mensajes claros y conseguir que nuestro cuerpo diga lo mismo que están diciendo nuestras palabras pues, muchas veces, los niños no entienden que les digamos que no pasa nada si se equivocan mientras que nuestro cuerpo está en tensión, diciendo justamente lo contrario.
  • Dedicar tiempo a nuestros hijos, para escucharles de forma activa únicamente a ellos y aceptando que tienen sus propios tiempos, intereses y objetivos colabora en la relación de confianza, así como en su seguridad. Es la mejor forma de prestar respaldo para un desarrollo como personas capaces e independientes, libres de juicios e inseguridades.ser fan
  • ¡Seamos los mayores fans de nuestros hijos! Aunque suene raro, es muy positivo. Todos pensamos que nuestros hijos son los mejores y así lo decimos al mundo entero si es necesario pero también sucede que decimos cosas como: “mi hijo es el mejor jugando al futbol pero no sirve para las matemáticas”. ¿Contradictorio, verdad? Pues así sucede… Cambiemos esas creencias por motivación, creyendo en sus posibilidades de mejora y aprendizaje, demostrando nuestro apoyo y firme creencia en su potencial.
  • Añadamos el respeto dentro de nuestros valores familiares, respeto mutuo de tiempos, espacios, objetivos, intereses, comunicaciones… Respeto.

¿Qué quieres activar, desactivar o cambiar de la relación con tus hijos? ¿Qué vas a hacer a partir de este momento?

Adaptando la famosa cita célebre de Johann Wolfgang Goethe: “trata a tu hijo tal como es, y seguirá siendo lo que es; trátalo como puede y debe ser, y se convertirá en lo que puede y debe ser”.Logo vertical pequeño RC

Raquel Cabalga
Coach personal y de salud, especializada en la expansión del potencial humano y en Coaching Asistido con Caballos.
Madrid –
912 173 156

Os recomendamos que visitéis la página web de Raquel, en ella encontrarás mucha información interesante y artículos buenísimos en su blog. ¿Quieres mejorar tu vida y la de las personas que te rodean? Pues no esperes más y entra en: www.raquelcabalga.com

912 173 156
912 173 156
912 173 156
912 173 156

martes, 8 de octubre de 2013